Escogen en EEUU a jurado en juicio a “El Chapo” Guzmán

El miércoles concluyó el proceso de elección de los 12 miembros del jurado –siete mujeres y cinco hombres– para el juicio al narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien está esperando una decisión sobre si podrá tener contacto con su esposa por primera vez en casi dos años.

El comienzo del juicio, con los alegatos iniciales, está previsto para el 13 de noviembre en la corte federal en Brooklyn.

Guzmán se ha declarado inocente de los cargos, que incluyen dirigir el cartel del narcotráfico de Sinaloa, conocido por su accionar violento, además de fugarse de prisiones de alta seguridad en México.

Su notoriedad ha obligado a adoptar medidas que incluyen mantener el anonimato de los miembros del jurado para que éstos no sean intimidados.

Guzmán se encuentra en encierro solitario y no puede recibir visitas de su esposa debido a la preocupación de que él pueda transmitir mensajes a sus aliados.

Esta semana, un abogado defensor pidió al juez federal Brian Cogan que en un “gesto humanitario” se le permita a “El Chapo” abrazar a su esposa en la corte antes de los alegatos iniciales. El juez aún no ha resuelto sobre el pedido. Permitir “un abrazo, con la barandilla entre ellos, no representaría una amenaza a la seguridad”, dice la carta.

La mayoría de las personas elegidas como jurados o como suplentes dijeron en las evaluaciones finales que conocen a Guzmán por los reportes noticiosos, telenovelas sobre su vida y programas de la televisión. Entre ellos hay un hombre y una mujer que hablan español y un hombre que trabajó como oficial en centros correccionales. También hay una mujer polaca, una etíope, un hombre del sur de Asia y otro hombre con un hijo que trabaja para el departamento de policía de la ciudad de Nueva York.

El juez aplazó la juramentación del panel hasta la semana siguiente, en caso de que alguno todavía trate de excusarse en un juicio que se espera se prolongue hasta el año entrante. Dijo a los abogados que una jurado, al saber que fue elegida, lloró en privado y le dijo que temía a la atención indeseada que recibiría si se sabía que ella era parte del panel.

La mujer se quedó en el grupo después de que el abogado de la defensa Jeffrey Lichtman argumentó que ella sentaría un mal precedente, de que los jurados podrían eludir su deber “con algunas lágrimas”.

Durante el proceso de selección de jurado, que arrancó el lunes, el juez Cogan ordenó que sólo cinco periodistas podían estar presentes en la sala y que éstos informarían de lo ocurrido al resto de informadores, que esperaban en otra sala. De esta forma, señaló, los miembros del jurado se sentirían menos intimidados. Durante el juicio, éstos serán escoltados por agentes al entrar y salir del juzgado y serán mantenidos alejados del público mientras se encuentren en el edificio de la corte.