Indonesia halla posible ubicación del vuelo 610 siniestrado

Los buscadores del avión de Lion Air que se estrelló en el mar han hallado trozos de una aeronave y pertenencias de pasajeros en el lecho marino, pero no han encontrado el cuerpo de la nave, indicó el miércoles un funcionario de Indonesia.

Muhammad Syaugi, director de la Agencia de Búsqueda y Rescate, dijo que los hallazgos dan esperanza de que pronto se detectará el fuselaje. La ubicación de la “caja negra” ha sido identificada, pero los buzos no han podido llegar debido a las fuertes corrientes marinas, agregó.

“Vimos pertenencias como chalecos salvavidas, pantalones, ropa, desparramados por el lecho marino”, dijo Syaugi. “Creemos que el fuselaje está por ahí y esperamos encontrarlo”.

El avión, un Boeing 737 MAX 8 que tenía apenas dos meses de fabricado, cayó el lunes por la mañana al Mar de Java apenas minutos después de haber despegado de Yakarta, con 189 personas a bordo.

La tragedia revivió las preocupaciones sobre la seguridad de la industria de la aviación indonesia, de rápido crecimiento y que recientemente salió de las listas negras de la Unión Europea y Estados Unidos, y planteó dudas sobre el nuevo 737 MAX 8.

Syaugi dijo que uno de los buques de alta tecnología despachados a la zona lanzó un vehículo a control remoto que filmó trozos de avión en el lecho marino pero no el objeto de 22 metros (72 pies) de largo detectado a una profundidad de 32 metros (105 pies) que podría ser el fuselaje. Indicó que el área está a unos 400 metros (1.300 pies) de las coordenadas donde el avión perdió contacto.

Otros tres objetos fueron encontrados por buzos pero resultaron ser dos botes hundidos y una trampa pesquera. Una sonda a control remoto fue enviada al lugar donde se detectó la caja negra “pero las corrientes en el lecho marino estaban muy fuertes y alejaron la sonda”, dijo Syaugi.

Los cuerpos de rescate enviaron 57 bolsas con restos humanos a expertos de la policía, que el miércoles anunciaron que identificaron a una primera víctima, una mujer de 24 años, gracias a un anillo y mano derecha.

Los angustiados familiares, por su parte, proporcionaron muestras de ADN y la policía señaló que los resultados se conocerán en un plazo de 4 a 8 días.

Musyafak, director del Hospital de la Policía Said Sukanto, dijo que casi 150 muestras de ADN han sido recolectadas pero que se necesitan más, especialmente de padres e hijos de víctimas.

Expertos de Boeing Co. debían llegar el miércoles a Indonesia y Lion Air ha prometido una “intensa” investigación interna, aparte de la ya iniciada por las autoridades.

Datos de cibersitios de seguimiento de vuelos mostraron que ese avión tuvo una velocidad y altitud erráticas en los primeros minutos de un vuelo que realizó el domingo, aparte del que hizo el lunes. Expertos en seguridad alertaron de que estos datos deben contrastarse para verificar su fiabilidad con los de las cajas negras del avión, que las autoridades confían en recuperar.

Varios pasajeros del vuelo del domingo entre Bali y Yakarta describieron problemas que incluyeron una larga demora en el despegue por un chequeo en un motor y aterradores descensos en los 10 primeros minutos en el aire.

El Ministerio de Transporte indonesio ordenó que todos los aviones Boeing 737 MAX 8 operados por Lion Air y por la aerolínea nacional Garuda sean inspeccionados. Lion encargó 50 aeronaves de este modelo, con un valor estimado en 6.200 millones de dólares, y actualmente tiene nueve en su flota.

Boeing declinó realizar comentarios sobre posibles inspecciones en todo el mundo.

El siniestro fue la peor tragedia aérea en Indonesia desde que un avión de AirAsia que cubría la ruta entre Surabaya y Singapur cayó al mar en diciembre de 2014 matando a las 162 personas a bordo.